La lectura con nuestros niños pequeños

Hace poco escribíamos sobre “Como crear hábitos de lectura“. Este artículo iba enfocado en niños en edad escolar y mayores. Pero ¿cómo podemos hacer lo mismo para nuestros hijos más pequeños, los de 1 a 3 años que todavía no saben leer bien?. Nunca es demasiado pronto para enseñar el gusto por la lectura. Sobre todo teniendo en cuenta que la lectura es una forma más de compartir el cariño con nuestros hijos. A esta edad nuestros hijos no saben leer y casi ni diferenciar las palabras, pero lo que sí saben es disfrutar de un tiempo con sus padres, abuelos o incluso hermanos mayores. Ese cariño compartido hará del hábito de leer algo especial y bonito para toda la vida del niño.

Todos los consejos que dábamos en aquel artículo también son válidos incluso para los más pequeños. Pero aparte, debemos de considerar estos aspectos:

1. Establecer un ritual: El libro puede marcar un momento de transición. Al final del día justo antes de ir a la cama, o recién llegados de jugar con sus amiguitos en la guardería. Incluso para aquellos que tienen dificultad en comer, la lectura puede ser la calma que necesitan para llevar la cuchara a la boca (quizá algún padre se acuerde de cómo en algunos colegios se leía durante la comida para mantener el silencio y la atención en la comida). Esto hará que sea más fácil cuando son mayores tener un tiempo establecido para leer.

2. Elegir libros apropiados: A esta edad los libros no solo se eligen por la historia sino también por el papel (si son de cartón o de goma mejor), los colores (cuanto más vistosos más le gustarán), tamaño (para que puedan manejarlos ellos mismos), sonido (les encantan las rimas, también los libros que producen sonidos o canciones) y si les preguntamos seguramente dirían que el sabor también es importante (por lo que hay que tener cuidado que no tengan piezas que se puedan separar fácilmente). Además, es bueno que contengan palabras que sean del mundo a su alrededor para que puedan ir asociando la forma escrita y hablada con el objeto o situación en sí.

3. Leer y releer dramáticamente: Cuando nos cansemos de haber leído por undécima vez el libro del Tren Chu Chu, nos lo pedirá otra vez. Es la forma como aprenden todo, a base de repetir y repetir. Veremos que poco a poco se lo aprende y lo anticipa. Esta es una buena señal. Además no nos olvidemos de leer con énfasis ya que para ellos no es simplemente el contenido lo importante sino todo el contexto que hay en la lectura. De esta forma participan también, imitando los sonidos de los animales o de los trenes y creando su mundo de fantasía en torno al libro.

4. Incorporarlo en el día: Leer no solo es el acto en un momento dado. Aproveche durante el día a ejercitar la memoria del niño enseñando los objetos que vienen en los libros o las palabras escritas en anuncios y letreros, o escribiendo pequeñas usted notas. Además cuenten historias durante las comidas o los viajes en auto, o deje que las cuente él mismo. Y no pare de hablarle para que gane vocabulario que después podrá ver en escrito. Todo esto despierta su curiosidad y le hace ver cómo los libros están asociados con la vida diaria e incrementa su interés por ellos.

5. Empezar poco a poco: Cuanto más pequeños son más fácilmente se distraen, por lo que la lectura debe ser en periodos cortos, que lo puedan absorber sin cansarles. Quizá con un minuto, o menos, baste al principio. Poco a poco podemos incrementarlo. Y no lo haga como una recompensa por hacer bien las cosas, ni lo quite como castigo, ya que aprenderá a asociarlo con cosas negativas. Establézcalo como una actividad más en la vida normal. Continuamente busque nuevos libros que le ayuden a aprender más. Y ¿donde buscarlos?, en la biblioteca pública o la de casa por supuesto. Aunque cuando son muy pequeños vale la pena comprarlos ya que las bibliotecas generalmente no aceptan que les devuelvan libros mordisqueados.

6. Enseñar con el ejemplo: Como en todo, si lo que decimos no está asociado con lo que hacemos, incluso los más pequeños se dan cuenta del engaño que esto supone y pierden el interés. Si ven que la lectura no es importante para nosotros, dejará de serlo para ellos. Además aproveche y cuando vaya a buscar libros para sus hijos, escoja algunos para usted. Aparte de los de su tema favorito, hay muchos sobre como enseñar a leer.

Un sinfín de estudios hablan sobre la relación entre el hábito de leer y el éxito académico, e incluso el éxito en la vida como adulto. Sobre todo hoy en día cuando los índices de lectura están decayendo y cada vez hay más distancia entre los que leen y los que no leen. Nunca es demasiado pronto para crear un buen hábito, para las niños ni para los adultos. Así que escoja hoy un buen libro, o dos, y no se olvide de probar que sabor tiene.

Muchas gracias.

Sus amigos @ SBD

Comments or Suggestions / Comentarios o Sugerencias: blog@sbdbooks.com

One Response to La lectura con nuestros niños pequeños

  1. […] events and family-centered programs at your library for Spanish-speaking children, women, and men (in that […]

%d bloggers like this: