La Industria del Libro y el Medio Ambiente

Este fin de semana se celebra el Día de la Tierra en todo el mundo. Hace poco escribíamos sobre cómo conseguir una tarjeta de usuario y visitar las bibliotecas es una buena forma de proteger el medio ambiente. Lamentablemente las bibliotecas son uno de los pocos eslabones en la cadena de la vida del libro donde existen pocos desperdicios. El impacto al medio ambiente de la industria del libro es negativo en casi todas las etapas de su ciclo. Estas son algunas de las etapas que tienen un impacto más negativo al medio ambiente.

Producción del Papel: Hasta ahora solo el papel que se usa en la industria tiene una media de solo el 5% de fibra reciclada. Hay varias iniciativas, y editoriales que las están siguiendo, que llevarán a un contenido del 30% de fibra reciclada. Este es el caso por ejemplo del nuevo y último título de Harry Potter. Con este simple paso se salvarían millones de arboles al año y se ahorrarían billones de galones de agua, sin mencionar el gasto de energía ni los químicos necesarios para producir y blanquear el papel de fibra virgen. Aun así, se podría hacer más. Hoy en día muchas editoriales producen libros con papel de 100%, o casi, fibra reciclada. Incluso ediciones de Harry Potter vienen en este tipo de papel. Y a un costo solo unos centavos más que el papel “normal”.

Publicación del Libro: Una vez que está elegido el tipo de papel, no acaba ahí el impacto al medio ambiente. Las colas, tintas para las cubiertas de colores y el interior generalmente son dañinas para éste. Tanto si el libro es desechado o reciclado al final de su vida, la contaminación persiste. Tan importante como esta contaminación es el desperdicio que se genera por la sobre producción de libros. Aproximadamente el 30% de los libros son devueltos a la editorial y muchos de estos acaban en los basureros. El coste medioambiental y los recursos necesarios para producirlos, transportarlos y desecharlos podría evitarse en gran manera con otros paradigmas en la industria.

Transporte: Generalmente los libros se producen lejos del consumidor final y con varios etapas de transporte hasta el cliente. El libro tiene que ser transportado desde la imprenta a la editorial (si es que no son una misma), de ahí al mayorista y/o distribuidor, a la tienda o punto de venta y de ahí al cliente final. El libro es un producto pesado por lo general con lo que los costos de transporte pueden llegar a ser una parte importante del precio de venta. Más importante para este análisis es el impacto que tiene el transporte. En el caso del libro en español este transporte suele ser a grandes distancias y por medios que son conocidos por su derroche energético y contaminación, es decir, barcos, aviones, camiones y automóviles en general.

Distribución y Venta: Una vez que el libro es recibido en el mayorista o el distribuidor, y de ahí al vendedor, hasta el momento de la venta, que salvo en las excepciones de los más vendidos, pasa mucho tiempo almacenado en estanterías. Incluso años. Aunque muchas tiendas de libros intentan renovar su inventario cada 6 meses, no es extraño ver libros de años anteriores, y mucho menos en los almacenes de los distribuidores y las editoriales. Estos almacenes tienen que mantenerse a unas condiciones de temperatura y humedad optimas para que el libro perdure.

Final de Vida: La mayoría de los libros acaban su vida en la basura, después de haber estado durante años en las estanterías de los lectores. Si bien el papel es biodegradable en gran medida, muchos de los componentes como las tintas y pegamentos que se usan no lo son. Muchas de las compañías e instituciones, como editoriales, distribuidores, bibliotecas o tiendas, cuentan con programas de reciclado que devuelven la fibra de papel a la cadena de reciclado (hasta que esta fibra ya no se puede reciclar más y acaba igualmente en el basurero). Pero estos programas no siempre están disponibles para el consumidor final. Este aunque no siempre pueda encontrar una forma de reciclarlo, que las hay, siempre puede al menos darle un mayor uso prestándolo o regalándolo a otro lector.

El objetivo de este artículo no es disuadir a nadie de la lectura, muy al contrario, sino a que la valoricen más. De la misma forma que uno valoriza más lo que tiene cuando sabe el esfuerzo que ha llevado conseguirlo. Así son los libros. Aparte del esfuerzo humano que conlleva del escritor y de todos lo que participamos en la industria, hasta el lector, también tiene un esfuerzo ecológico. Como casi todos los productos que se producen, el impacto en el medio ambiente es negativo, pero está mejorando. Muchas de las compañías en la industria hemos reconocido nuestro impacto y estamos buscando soluciones. Y este es un gran primer paso, el reconocer que existe este impacto y que se puede mejorar. Así que la próxima vez que tenga un libro en sus manos dese cuenta de lo que el medio ambiente ha dado a cambio de que usted pueda leerlo. Disfrute de la lectura, y asegúrese de compartirla. Leer, aprender de los libros, compartirlos y crecer con ello puede tener un impacto muy positivo en el medio ambiente y en los que nos rodean.

Muchas gracias,

Sus amigos @ SBD

Comments or Suggestions / Comentarios o Sugerencias: blog@sbdbooks.com

One Response to La Industria del Libro y el Medio Ambiente

  1. […] book industry is not known for being environmentally friendly. There are however many practices that are trying […]

%d bloggers like this: