Las Bibliotecas valen su peso en oro

¿Quiere poner su propio negocio y ahorrarse los primeros $18,000? Siga leyendo.

Hace unos días la organización Act for Libraries publicó un informe titulado Worth Their Weight (traducido más o menos a “Valen su Peso en Oro”) que trata sobre las valoraciones que diversos estudios dan a las bibliotecas públicas. En estos estudios vemos los beneficios monetarios que tienen las bibliotecas, tanto directos como indirectos. La mayoría están enfocados desde un punto de vista macro-económico y tienen en cuenta principalmente el impacto que los fondos de los impuestos o bonos tienen en la población. Muy interesante y recomendamos su lectura.

Lo que no aparece tan directamente son los beneficios que el usuario recibe de estas instituciones. Y esto me recuerda a la historia que uno de nuestros clientes nos comentaba hace unos años y que con su permiso resumo en estas líneas. Uno de los usuarios de una biblioteca estaba empezando un negocio como especialista en planes de retiro y ahorro para personas mayores. Aunque tenía ciertos conocimientos de economía y finanzas quería aprender más sobre este negocio y como lanzarlo al mercado. Así que se fue a su biblioteca local y preguntó a la bibliotecaria por recomendaciones para empezar. Esta le informó de los medios de que disponía la biblioteca así como las fuentes de información necesarias para conocer su mercado y lanzar su negocio. Durante los siguientes tres meses este señor fue repetidamente a la biblioteca buscando información y usando los medios disponibles en ésta.

Para él, el impacto económico del uso de la biblioteca fue enorme. Estas son algunas de las formas en que la biblioteca le ayudó a ahorrar dinero y a dar los primeros pasos:

Libros: Durante estos 3 meses, leyó 18 libros sobre programas financieros de retiro para personas mayores, sobre como lanzar un negocio y sobre marketing. Estos libros tenían un valor de aproximadamente unos $650 que no tuvo que comprar.

Revistas: Tuvo acceso a artículos en una variedad de revistas que no necesitó comprar ya que estaban archivadas en la biblioteca. El valor aproximado de esto fue $250.

Computadoras: Usó las computadoras disponibles para acceder al internet, sacar una cuenta de correo electrónico, hacer unas páginas de internet, usó programas de procesadores de texto y hojas de cálculo para diseñar su plan de negocio y materiales de promoción. En esos 3 meses estuvo más de 120 horas usando estos servicios después de su trabajo. Si hubiera ido a una compañía donde alquilan este servicio, seguramente le habría costado más de $1,500.

Clases: Tomó clases gratuitas de internet, sobre como lanzar un negocio, de computación y otras que voluntarios daban en la biblioteca. Además tuvo acceso a estos voluntarios (en su mayoría de compañías especializadas en ello que dan sus servicios gratuitos a las bibliotecas) para poder contestar a muchas de las preguntas que tenía. El valor de su aprendizaje y la consultoría que recibió puede calcularse en unos $1,500.

Recursos legales: Como la biblioteca tenía una amplia sección de recursos para pequeñas empresas con formularios disponibles para su incorporación, además de bibliotecarias que le ayudaron en ello, no necesitó pagar a un abogado para incorporar su empresa en el Estado de residencia y conseguir todos los permisos necesarios para ejercer su negocio. Esto supuso un ahorro de $2,000.

Espacios: Cada vez que tuvo que reunirse con alguien durante este proceso de inicio, les citaba en los salones de la biblioteca. De esta forma no tuvo que alquilar oficinas. Esto equivalía a unos $450 ahorrados.

Charlas Promocionales: Cuando tuvo todo listo pudo usar los salones de la biblioteca para dar una serie de charlas informativas y promocionales a las personas mayores de la zona. Coincidió además que junto a la biblioteca había un centro de la ciudad que daba servicios a las personas mayores con una cafetería, con lo que tuvo acceso a muchos de estos usuarios y comida para ofrecerles. Si hubiese tenido que alquilar una sala en uno de los hoteles de la zona con comida, le hubiese costado seguramente unos $2,500 por charla.

Promoción y Prospectos: Las bibliotecas son usadas por muchas personas mayores y muchas veces repetidamente. Pudo entablar relaciones con estos usuarios de la biblioteca que fueron sus primeros clientes. Así mismo, pudo promocionar las charlas promocionales de sus servicios en el centro de ayuda a personas mayores que estaba junto a la biblioteca, y también en los tableros y boletines de la biblioteca. ¿Cual hubiera sido el costo de adquisición de estos clientes, y sus conocidos, por otros conductos? Seguramente cercano a $1,000.

Hubo muchos otros beneficios que este señor consiguió de la biblioteca y que pudo cuantificar y muchos otros, como el conocimiento recibido de los libros y la gente, que no son tan fáciles de cuantificar. La bibliotecaria que nos lo comentaba no se acordaba de todos, pero sí que en total sumaban cerca de $18,000. Y ¿por qué lo sabía? Porque una vez que este señor tuvo éxito en su negocio, volvió a la biblioteca y al centro de personas mayores con un donativo monetario y con el propósito de donar su tiempo dando consejo gratuito a los usuarios de estas instituciones por un valor mucho más alto de lo que se había ahorrado.

Y ustedes, ¿ya se dan cuenta del tesoro que tiene en las bibliotecas y de cuanto se puede ahorrar si las usa? Si es así, ¿como va a apoyarles y con quién va a compartir este tesoro? Ya hemos hablado sobre la forma más fácil de compartirlo… con un grupo de lectura en su biblioteca. Y ¿de apoyarles?… la próxima vez que les visite, busque a una bibliotecaria y dele las gracias por su labor y pida información sobre la organización de Amigos de la Biblioteca, casi todas las tienen y están siempre contentos de recibir nuevos miembros.

Muchas gracias,

Sus amigos @ SBD

Comments or Suggestions / Comentarios o Sugerencias: blog@sbdbooks.com

One Response to Las Bibliotecas valen su peso en oro

  1. […] When you talk to ONE librarian: We would not be here without libraries and librarians. Anybody who has read more than one of our articles know that we support their […]

%d bloggers like this: