El Quijote y sus Refranes: Quien a buen árbol se arrima…

Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija (Capítulo XXXII)

Continuamos la serie de dichos y refranes del Quijote con otro muy popular. Como ocurre muchas veces con los dichos de la sabiduría popular, este tiene un contra-refrán: Quien a buen árbol se arrima, buen árbol le pueda caer encima.

Ambos refranes tienen grandes aplicaciones a la industria del libro, y a muchas otras por supuesto. Nos hablan de la dependencia e independencia con los demás. Es muy común ver los aspectos positivos de asociarse con una compañía o institución más grande que la propia y sacar provecho de ello.

Vender la compañía al líder de la industria, llegar a un acuerdo con el distribuidor de libros más grande para que lleve libros de nuestra editorial, colocar nuestro nuevo título en la cadena de tiendas más importante, ser aceptado como autor por la editorial principal. Todo esto tiene su gran parte positiva. Nos sentimos protegidos por el tamaño de la empresa, el comunicado de prensa generado es recogido por todos los medios de comunicación, tenemos nuevos recursos, hay grandes sinergias que sin duda traerán grandes beneficios. Y a veces ocurre todo esto, pero muchas otras veces se nos cae el árbol encima sin saber porqué.

Lamentablemente el asociarse con un gran árbol no siempre es garantía de éxito. Al contrario puede que sea más difícil continuar. La sombra es buena cuando hace calor, cuando nuestra empresa está teniendo problemas, esa fusión nos puede dar un empuje importante. Puede incluso ser nuestra estrategia de salida o entrada a un mercado. Pero bajo esa gran sombra, como en los densos bosques, generalmente no crece nada en el suelo, lo único que crece es el árbol.

Es la vieja decisión de ser cola de león o cabeza de ratón. Ambos tienen sus beneficios, pero son completamente diferentes. Asociarnos con los grandes implica seguir sus reglas, que quizá no tengan cabida en nuestra forma de trabajo actual, por lo que tendremos que cambiarla si queremos que esta unión funcione. Asociarnos con los grandes implica también que tenemos solo un porcentaje muy pequeño de su atención, de sus recursos. Por eso tenemos que preguntarnos si es mejor ser un título más entre los 100,000 que una compañía tiene para promocionar, o el único título de ese mes para otra.

Las compañías pequeñas como los árboles muchas veces se defienden mejor ante los fuertes vientos y si hemos estado acostumbrados a llevar una empresa pequeña, quizá tenga más sentido asociarnos a otras empresas pequeñas o medianas con las que crear otro tipo de sinergia. Esa flexibilidad de ambas empresas es la que nos puede llegar a crecer juntos hasta ser un árbol grande. De ahí el éxito de las cooperativas que aúnen el esfuerzo de las empresas pequeñas, sin que estas pierdan la identidad ni sus rentables nichos de mercado.

¿Cual más cierto, el refrán o el contra-refrán? Eso depende de los objetivos y de la situación en el momento específico de la vida de la empresa. Por eso la sabiduría popular ha acuñado ambos y han perdurado todo este tiempo. Cada uno tiene que elegir cual le conviene más en este momento. Para su tienda/empresa/editorial/libro/biblioteca/… un árbol grande, ¿le dará sombra o se le caerá encima? Para nuestra compañía, la respuesta es obvia, al menos para los que nos conocen.

Muchas gracias,

Sus amigos @ SBD

Comments or Suggestions / Comentarios o Sugerencias: blog@sbdbooks.com

Comments are closed.

%d bloggers like this: